lunes, 8 de febrero de 2010

Adolescentes

Educar no es dar carrera para vivir sino templar el alma para las dificultades de la vida.
¿Qué deseamos los padres para nuestros hijos? 
  • Que sean felices
  • Que sean personas responsables
  • Que tomen decisiones acertadas
  • Que se conviertan en adultos independientes
Nuestros adolescentes son vulnerables (como también lo fuimos nosotros) y necesitan sentirse aceptados en un momento de sus vidas en el que se hacen muchas preguntas para las que no encuentran respuesta. En esta etapa, además, se sienten tremendamente incomprendidos por sus padres que han pasado de ser superhéroes a casi enemigos.
 Quieren ser independientes pero se encuentran totalmente desorientados. Necesitan vivir intensamente su presente a la vez que diseñan su futuro.
Se comen el mundo, necesitan conocer, experimentar y no siempre escogen caminos recomendables. Lo que no significa que no puedan equivocarse ya que casi es la única manera de aprender.
Educando con coaching conseguiremos desarrollar la autoconfianza para que sean capaces de tomar decisiones, asumir responsabilidades y expresar sus puntos de vista por impopulares que sean defendiendo lo que consideran correcto.

RALPH EMERSON dijo: La confianza en sí mismo es el primer secreto al éxito.

El coaching es un proceso que los dota de herramientas para gestionar sus emociones, especialmente el miedo (por todos conocido). El miedo es una emoción que se esconde detrás de cada incertidumbre, detrás de cada indecisión. Enseñémosles a reconocer sus emociones y a gestionarlas, a que conozcan sus recursos, sus capacidades y sus limitaciones. Hay que ejercitarles para que sean capaces de tomar sus propias decisiones por insignificantes que parezcan: Tostadas o cereales para desayunar. Nosotros, los padres debemos permitir que se equivoquen, aunque nos duela, al igual que nos dolía verles caer cuando comenzaban a caminar. Asimismo, aceptaremos un NO por respuesta porque esa negativa en una forma de decidir.
Thomas Edison estaba inventando la bombilla. Después de “fracasar” muchísimas veces hasta encontrar el material adecuado para el filamento, antes de que terminara triunfando con el tungsteno, un amigo le preguntó:

- No te desanimas con tantos fracasos?
Y él respondió:
- No son fracasos, son revelaciones que me están reflejando cual tiene que ser mi próximo paso.

Dediquémosles el esfuerzo y el tiempo que necesitan para que descubran sus propias pasiones, para que diseñen su camino. ¿No creen que es algo sumamente importante como para dejarlo al azar?
 
Probablemente Vds. hayan pasado por varios bancos en busca de la mejor hipoteca; hayan visitado casas y casas hasta descubrir la ideal; hayan ido a diferentes concesionarios antes de decidirse por un modelo concreto de coche; y quizás invierten tiempo y esfuerzo en acudir a distintos supermercados en busca de la MEJOR oferta, y/o el MEJOR precio.

¿El futuro de nuestros hijos, de tus hijos, merece menos?

¿Debemos dedicarles tiempo y recursos?

La reflexión está sobre la mesa; la respuesta en cada uno de nosotros, de vosotros.

2 comentarios:

  1. Magnífica entrada con sabias reflexiones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me parece excelente esta mirada sobre los adolescentes y sus necesidades.

    ResponderEliminar

Agradecemos tu comentario. No se admitirán comentarios sin identificar o firmados como anónimos

cookie compliance