martes, 17 de diciembre de 2013

100




El número que define la centena siempre me trae a la mente una representación de algo completo, redondo. Algo que sirve de medida, de promedio, para establecer un baremo. En definitiva una imagen tanto de final como de principio de una etapa.

Y es que esta es la entrada número cien de este blog. Serán muchas para algunos que piensan que tanto jugo no se le puede sacar al coaching y a hablar de gestión de personas en el ámbito laboral, y pocas o muy pocas para los que piensan que en el periodo de tiempo en el que han sido publicadas, la cadencia de publicación ha sido muy baja (es@s sesud@s estudios@s del 2.0). Tanto da, porque la realidad es que (como he dicho en alguna otra ocasión parafraseando al maestro Serrat) “cada quien es cada cual y baja las escaleras como quiere”. A mi particularmente no me parecen demasiadas si atendemos al tiempo, pero me parecen muchísimas si atendemos a lo específico del tema que se trata.

Procuro casi siempre no repetirme cuando escribo. Esto es particularmente complicado cuando mantienes dos blogs y publicas en otras webs, aunque de momento las conexiones neuronales van funcionando. Es cierto que paso periodos de tiempo sin publicar, pero esto es simplemente porque creo que no tengo nada interesante que decir. Antes me imponía la necesidad de un artículo a la semana y me di cuenta que eso, sin hablar de cualquier cosa que se te ocurra, es decir, ciñéndote a los temas específicos a los que has dedicado el blog, es poco menos que imposible salvo que escribas el mismo post de varias formas diferentes, cosa que a mí no me divierte (y hace tiempo que trato de divertirme, aún en la obligación, tanto más en algo tan personal o tan definitorio de tu actividad como un blog).

Por razones muy obvias, en el blog empezamos a tratar temas casi exclusivamente relacionados con el Coaching. De hecho el blog empezó llamándose “Coaching para el Cambio” y así se mantuvo varios años, hasta que recientemente, hace un año, en razón a la actividad profesional que estamos ejerciendo, la temática de los posts se amplió hacia temas relacionados a los relacionados con la gestión de los colectivos de personas que trabajan en una organización, con esos “recursos humanos” (denominación que confieso ha terminado por parecerme francamente molesta y que creo que en la medida de lo posible no usaré mientras pueda). De ahí pasamos a denominarlo de otra forma , jugando con el título “Recursos para humanos”. 

Pasamos de tener un blog casi para coaches, en cuanto a que se trataban temas muy relacionados con la técnica y la práctica del Coaching, a abrirlo a lo que es la misión de Coaching para Todos, conseguir que cualquier persona o empresa pueda disfrutar de los beneficios del Coaching. Para esto, creemos que es necesario en primer lugar conocerlo, pero no como profesional, sino como profano, y eso creo que hemos podido de alguna manera conseguirlo, porque en una segunda etapa pasamos a hablar no en términos de técnica, sino de beneficio. De eficacia. De lo que se podía conseguir con el Coaching. Y tenemos buen retorno de ese cambio por parte de algunos lectores. Prueba superada.

Particularmente nos sentimos muy orgullosos de haber podido contribuir a acercar el Coaching a cualquiera (confieso que en rebelión permanente contra aquellos que pretenden o hacerlo solamente un instrumento para élites o usarlo como simple herramienta de marketing para vender otro servicio). En estas páginas hemos puesto encima de la mesa qué son sólo cantos de sirena o brindis al sol y qué es Coaching de verdad y si hemos conseguido que, al menos, solo una persona no haya sido engañada por algún(a) “vendedor(a) de crecepelos” o haya renunciado a los beneficios del mismo por que le han hecho llegar que es poco mas o menos un artículo de lujo, estamos satisfechos.

Su última y reciente etapa era una consecuencia más o menos lógica de dos cosas: Centrar temas de Coaching en otro blog más personal, desde donde se pudiera dar una opinión más desde el que ama y vive el Coaching, separada de la  teórica rigidez de la perspectiva de los temas de empresa, y tratar la deriva de la actividad profesional antes comentada hacia temas mucho más relacionados con el trabajo de consultoría y de formación en el ámbito de la gestión de personas en las empresas. Hemos tratado en esa fase de aportar nuestra visión de la forma más objetiva posible, teniendo claro (también desde una mirada cuasi reivindicativa) que estamos por la modernización de sistemas, gestores y métodos, en oposición a un modelo tradicional de “recursos” que tiene las horas, creemos, contadas. Básicamente porque los modelos tradicionales han caducado y solo sobreviven bajo el paraguas del miedo impuesto interesadamente para conservar “el mando” sin gastar ni un átomo de creatividad, sin esforzarse por entender que pasa y obrar en consecuencia. Personalmente espero que en el momento de despejarse el panorama y normalizarse la situación de crisis, esto acabe y deje paso a una larga lista de caídas estrepitosas de (mal@s) gestores, que entonces no tendrán balcón del miedo al que agarrarse.

En ese punto, hemos decidido cerrar la publicación de contenidos en el blog. No podemos decir si será definitivo o no, porque nadie está en posesión de la bola de cristal y no sabremos que nos deparará el futuro. Vamos a continuar, no obstante, con un pequeño espacio dentro de nuestra web, a la que iremos trasladando paulatinamente los contenidos que creemos más interesantes de este blog y nuevos que se nos vayan ocurriendo. Es más fácil mantener una web y un blog que una web y dos blogs y ese es el motivo principal.  Por supuesto mantendremos el blog personal que seguirá siendo eso, más personal que corporativo ;)

Nada más, solo decir dos cosas. Primero gracias a los suscriptores del blog que han seguido el mismo durante estos años. Animarles a que vayan visitando el espacio de la página web y el blog personal y esperamos seguiros ayudando e informando y, segundo, el número de entradas será de ciento uno, porque pondremos una adicional indicando la dirección donde nos mudamos.

Y nada más, sólo desear a los lectores un magnífico final de año actual y un muchísimo mejor desarrollo del que viene. El cambio es lo único que permanece y siempre hay que estar preparado para aprovecharlo. Recordarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradecemos tu comentario. No se admitirán comentarios sin identificar o firmados como anónimos

cookie compliance