lunes, 27 de septiembre de 2010

Las emociones son el gen de las acciones

Hace pocas fechas, consultando algunas webs buscando datos para completar un estudio sobre Inteligencia emocional, cayó en nuestras manos una entrevista con Sigal Barsade, profesora de la Wharton University of Pennsylvania en la que, literalmente, esta decía "Las emociones viajan de persona a persona como si fueran un virus". Barsade puntualizaba, refiriéndose a lo poco que está considerada la influencia de las emociones en las organizaciones, que "las personas se llevan en el bolsillo todas las mañanas sus emociones a la empresa, y un empleado enfadado o desmotivado, así como otro excesivamente eufórico, pueden contagiar al resto su emoción, hecho que puede ser dificilmente controlable en el tiempo".

Es decir, y eso parece claro, las emociones que alguien porta y lleva consigo a un entorno no solo no pueden aislarse sino que además se propagan. Esto, siendo particularmente importante en la empresa, lo es también en un entorno fuera de la misma, en el entorno particular de cada uno,por ejemplo, ¿Cuantas veces hemos notado que alguien con una emoción intensa nos ha "contaminado"? ¿Cuantas veces hemos descubierto que incluso teniendo lo que llamamos "un buen día", tras el encuentro con alguien particularmente afectado por una emoción positiva o negativa, hemos distorsionado nuestra línea de comportamiento?

Y el verdadero problema no queda ahí. El verdadero problema reside en que, una vez influenciados, corremos el riesgo de emprender acciones asimismo influenciadas, sin la adecuada valoración o medida, de tal manera que, en consecuencia, perdemos oportunidades diversas de, sencillamente, hacer las cosas tal y como quisieramos hacer siempre, es decir, bien.

Las emociones generan pensamientos, los pensamientos son la base de las acciones y,en consecuencia, lo que llevemos a cabo está siempre teñido por una emoción inicial que se produjo en lo mas recóndito de nuestro cerebro. Nos mueven las emociones por muy fríos que seamos, es un proceso natural e inseparable del mecanismo cerebral del ser humano. Se hace preciso por tanto conocerlas y saber como gestionarlas. Primero las nuestras, obviamente, después y sin duda, las de los demás. Todo ello con el objetivo de poder manejarlas y evitar esa contaminación de la que antes hablábamos.

En Coaching trabajamos desde dentro hacia afuera. Sea Coaching empresarial o personal, sea el proceso que sea, el Coaching es básicamente dos cosas, toma de consciencia de los procesos internos y del entorno y puesta en marcha de los planes de acción que se generan a partir de esta nueva consciencia .Por ello, es una herramienta que nosotros creemos de altísima utilidad para generar los cambios concretos que precisa el aprendizaje de la Inteligencia emocional, para , en suma, poder gestionar el mecanismo mas básico de la mente del ser humano, la emoción, en nuestro propio beneficio.

Ya sabes donde nos tienes , solo has de escribirnos un correo electrónico o hacernos una llamada. Estaremos como siempre al otro lado para ayudarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradecemos tu comentario. No se admitirán comentarios sin identificar o firmados como anónimos

cookie compliance