jueves, 23 de julio de 2009

Encuadrar el resultado


Una vez leí en un libro sobre casos tratados con PNL ( programación neurolingüistica), el caso de alguien que iba a consulta para que la ayudaran a reconducir su segundo matrimonio, argumentando que "las relaciones no se le daban bien" . Trabajando sobre ello se descubrió que había perdido a un abuelo que quería muchísimo en su infancia, y su inconsciente, en forma de miedo al abandono, la impulsaba a terminar las relaciones antes de repetir el dolor de la experiencia. Cuando se concentraba en eso que no quería ( experimentar la pérdida), su propio inconsciente le ayudaba a mantener un comportamiento que evitara ese dolor, pero que le creaba problemas con sus relaciones. El caso se resolvió cuando para encontrar la relación que buscaba, ese alguien pensó y esbozó exactamente el tipo de relación que deseaba ( no lo que no quería de ella) , concentrándo sus esfuerzos en crear dicha relación en la vida real.

En Coaching y PNL una las ventajas mas importantes que existen para ayudar al cambio, es la existencia de técnicas probadas y precisas para el trabajo individual que facilitan el alcanzar el objetivo que pretendemos, sea este de tipo laboral, personal o cualquier otro .

El mover a la acción, como decíamos en el post anterior, es el efecto fundamental que procura provocar el Coach sobre el interesado, pero esto lógicamente no tiene ningún sentido si previamente no está perfectamente definido el objetivo, el resultado. Y digo perfectamente porque en la mayoría de los casos, la generalización cuando lo definimos , el no formularlo adecuadamente o la indefinición de los límites del mismo, causa que no podamos "armar" la acción convenientemente teniendo en cuenta todos los detalles, y el resultado en el mejor de los casos se dilata y cuesta un tremendo esfuerzo , cuando no se pierde en el camino.

Existen diferentes técnicas para ello, pero yo me quedo con lo que la PNL define como "encuadrar el resultado" o también "crear el resultado bién formado".

Resultaría bastante prolijo y quizá poco útil explicarlo en un solo post. Así que lo dividiremos en diferentes entregas en los post de la semana que viene. De momento daros una pincelada sobre los distintos pasos, en forma de preguntas que se han de trabajar para definir perfectamente el objetivo:

- ¿ He formulado la meta en positivo ?
- ¿ Es una meta de mi propia cosecha, mantenida en el tiempo y bajo mi control ?
- ¿ Puedo comprobar si he logrado resultados ?
- ¿ Está bien definido el contexto?
- ¿ Están definidos los recursos necesarios?
- ¿ Es ecológica ? ( o también, ¿puede afectarme ?)
- ¿ He indicado cual debe ser mi primer paso?

Trabajar estas preguntas hace que la meta sea realista, oportuna, mesurable, alcanzable y sobre todo específica, añadiendo información sensorial muy útil para modificar el comportamiento o buscar la ayuda de otros recursos.

La semana que viene empezaremos a desarrollar la técnica para cada pregunta. Hasta entonces feliz resto de Jueves y buen fin de semana.

2 comentarios:

  1. Ya tengo ganas de que llegue la próxima semana, pero en principio, me recuerda mucho al pensamiento positivo.

    ResponderEliminar
  2. Buena introducción, también espero con ganas las siguientes entregas.
    Sobre PNL solo tengo nociones básicas, estoy seguro de que con tu ayuda acabaré entendiendo el todo.
    Gracias.

    ResponderEliminar

Agradecemos tu comentario. No se admitirán comentarios sin identificar o firmados como anónimos

cookie compliance